Me acompañan en este deambular:

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Vestidas de harapos

























Aunque vestidas de harapos,
desentierro del silencio mis palabras
por ver si el huracán del miedo se sosiega
y el cincel de la pluma talla a mano
mil dolores ajenos que me habitan.

Mas todo intento es inútil,
he vivido tanto tiempo amordazado
que ni un suspiro
desgarra la garganta sometida,
ni una queja
se expone valiente frente al mundo.

Y así un día,
y otro...
y otro más...Siempre al calor
de la puta vergüenza acomodada.
Hasta que la rebeldía se sublima
y desborda una lágrima insurrecta,
que enjuga sin demora -por si acaso-
el paño callado de mi cobardía.

Abatido de angustia y de mutismo,
me miento que esta guerra no es mi guerra
y cicatero en mi entrega sucumbo
en el bullicio afásico de la noche.

Otra vela solitaria que se apaga
sin que su llama temblorosa logre
alumbrar más allá del horizonte
que alcanza la distancia de mi ombligo.

Hoy, uno de enero de dos mil ocho,
como ayer, y mucho me temo que mañana,
veinte mil niños morián de hambre,
pero yo estaré a salvo en mi silencio,
libre de toda sospecha de homicidio.

Y en el balance banal de mi existencia,
anotaré otro año más en el debe del olvido.

© Antonio Urdiales Camacho ~ ® Enero 2008

25 comentarios:

Zarela dijo...

"Otra vela solitaria que se apaga
sin que su llama temblorosa logre
alumbrar más allá del horizonte..."

Y verás que otra se enciende en el occidente...retratas realidades crueles y ciertas...¡hermoso escrito! poeta loco (así dice tu perfil).

Zarela

Ayenkan dijo...

saludos tambien soy un acrata y estoy en un blog trabajando recien recien me gusta escribir microcuentos en mi blog tengo un pasate y me cuentas que te parese

salud y muy buen poema enserio

salud

Yerbabuena dijo...

No puedo encontrar belleza en ninguna de tus palabras. La letal realidad apabulla la métrica, el estilo o cómo sea que se llame lo que los poetas llaman "poesía"
Lo que vale, ciertamente, es que sin detenerme saborear tu texto la simple imagen y el contundente "... veinte mil niños" me han picado los ojos y no puedo seguir mirando mi lap sin intentar hacer algo: algo humano, algo real. Apagaré mi lap y apuraré mi trabajo.
Saludos

Yerbabuena dijo...

... la belleza, mejor dicho el concepto utilizado en los comentarios fue "hermoso escrito" y eso me agrió la lectura. Los blogs no tienen la estructura de un foro y todo queda colgado en el genérico de "comentarios". El mío (mi comentario) era para zarela.
El fondo y la imagen de tus palabras provocan reacciones impulsivas porque sin duda no pasan desapercibidas; mueven las entrañas de la tristeza y la indignación. Definitivamente no es "hermoso escrito", no puede serlo. Es lo que intentaba decir-te; preferiría ubicarlo en como un buen escrito de exhibicionismo moral.
... yo sólo pasaba por aquí. Mejor dicho pasaba por allá (Letralia) y me encontré con una puerta que decía "Ácrata". Quise saludarte: Hola.
(la belleza siempre ha estado donde debe estar. Supongo)

Antonio Urdiales dijo...

Muchas gracias, amiga Zarela, por seguirme y comentarme.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Muchas gracias, amigo Ayenkan, por pasar y comentarme.

Un abrazo.

Antonio

PD/ A pesar de losintentos no logro conectar con tu blog

Antonio Urdiales dijo...

Mención especial, por la amplitud de ellos, me merecen tus comentarios, Yerbabuena.

Gracias, por ellos y por tu tiempo.

Un abrazo.

Antonio

Anónimo dijo...

Y a mí que me gustabas más cuando escribías sobre los flecos de la luna...

Be

Antonio Urdiales dijo...

Pues a mi me gustas más que antes, por aquello de que el amor platónico crece de forma inversamente proporcional a lo inalcanzable de la persona amada.

Después de tanto tiempo...

Un beso enorme, mi querida amiga.

Antonio

Anónimo dijo...

Después de tanto tiempo seguimos como siempre: tú, adulador; yo, falaz.

¿Ya viste lo chiquito de la red?

Be.

Antonio Urdiales dijo...

Siempe me encantó, aparte de tu nombre de gracia griega, juguetear con tus malas artes y disfrutar con tus fenomenales letras.



La red es un pañuelo, pero ciertamente, mi querida amiga, estoy impresionado, aunque sin duda de una forma harto agradable.

Pero, por favor, usa cualquiera de mis direccionesde correo, sigo sin comemerme a nadie, ni siquiera a los gatos.

Besos.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Un despistado lapsus mental me hizo escribir "nombre" donde debería haber puesto nick. Mis disculpas, querida Nélida, por ello.

Besos.

Antonio

Anónimo dijo...

¿De discreto a indiscreto te ha hecho el tiempo?


Be

Antonio Urdiales dijo...

¿Indiscreción? Para nada, señora mía. Yo te ofrecí la intimidad de cualquiera de mis correos y te aseguro que si hubiera tenido el tuyo lo hubiera utilizado, porque nada me agradaría más que charlar un poco después del reencuentro.

Un beso.

Antonio

Anónimo dijo...

Mi esquina sigue siendo la misma...

Antonio Urdiales dijo...

Tras mi última ceguera perdí el rumbo en mi mirada y mi brújula se imantó de soledad y no me señala tu norte...

Anónimo dijo...

Ahora será mi culpa que andes tú desnorteado...

Antonio Urdiales dijo...

Pues no, no tienes la culpa. Chao.

Un abrazo.

Antonio Urdiales dijo...

Yerbabuena, quiero pulir asperezas, si es que alguna pudiste hallar en mi comentario, y que como un canto-rodado queden mis aristas.

Un abrazo.

Antonio

Anónimo dijo...

Buscándote encontré tu puerta entreavierta, pasé de cuclillas, no quise hacer ruido para verte, como te imagino, en tu mesa, jugando con tu pluma entre las palabras, quizás un cigarrillo entre tus labios...o quizás ya no, el corazón tembló al leerte y como siempre rasgando.

Saludos, me alegro de haberte hallado de nuevo, pues mis ojos muy pocas veces disfrutaban leyendo y mi mente no disfrutaba.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el escrito, pero me he divertido más en los comentarios. Que conste que yo no soy el mismo anónimo, pero seguro que aprendo mucho de tanta diplomacia.
Un saludo

Antonio Urdiales dijo...

Anónimo buscador, o ¿debería decir buscadora?

Gracias por el empeño "Peque", y no, ya no fumo absolutamente nada. Gracias también por tu mensaje.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Anónimo divertido, gracias por dejar tu comentario... y, pues nada, si sigues por mi blog y quieres volver a dejarme algo, esto vale para odos los anónimos, poneos un nick o simplemente firmar con el nombre para poder distinguiros y saber en todo momento a quien dirigirme.

Un abrazo.

Antonio

Anónimo dijo...

Mejor me quedo como anónimo divertido, prefiero disfrutar de lo leido, el nombre para mí no es importante.

Antonio Urdiales dijo...

Pues nada "Anónimo divertido" pasa y siéntete como en tu casa.

Un abrazo.

Antonio