lunes, 19 de enero de 2009

Dónde la palabra















De nuevo amanece en silencio mi mañana
pero dónde
dónde la palabra.

Dónde la voz sin par de los poetas,
dónde los hombres,
dónde las naciones,
mientras las huestes de Sión
se bañan impunes
en la sangre aún caliente
de casi quinientos niños asesinados

Decidme en qué organismos
o en qué despachos
dirigidos por ineptos vestidos de Armani ,
o en qué casa blanca con derecho a veto,
y por qué oscuros intereses
la debilitada voz de Ban Ki Mun
se pierde como graznido de oca,
sin producir eco alguno.

Decidme dónde,
dónde la paz de una sonrisa infantil en Gaza
o en qué Mar Muerto se pierden las lágrimas
del llanto de todas las madres del mundo
que no logran apagar el fuego
de la ira terrible del sionismo.
Decidme dónde,
dónde la palabra,
dónde…
dónde...

© Antonio Urdiales ~ ® Enero 2009

17 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Dónde la palabra? ayyssss, asesinada, querido amigo, asesinada.

Abrazos
Marian

Zarela dijo...

Amigo mío, yo tengo sangre judía, y no niego de ella, soy cristiana, Jesucristo era judio también, amo a los hermanos de Palestina, nuestro Dios es el mismo, no culpes a una religión, culpa a los hombres de ser imperfectos. Siempre leyendote, porque eres un hermoso poeta y muy sensible, te envio toda la paz Shalom, Shalom para Palestinos y Hebreos

Antonio Urdiales dijo...

Marian

Mi querida amiga, lamentablemente tienes razón. Porque se trata de eso, de desbrozar el camino hacia los oscuros intereses económicos, religiosos y expansionistas de Israel.

En fin, todo un debate.

Un abrazo y gracias por estar.

Antonio

calor de julio dijo...

Estimado amigo :
Zarela tiene razón,
pero sabemos lamentablemente
de miles de víctimas por la locura de unos "sectarios religiosos" que en nombre de "su dios" olvidan el significado de la palabra inocente.Afortunadamente creo en el ser humano
y en el grito de la palabra escrita,en los poetas...en usted,un abrazo

calor de julio dijo...

¡ Olvidé felicitarte por el poema !
estamos unidos por las letras
y bién está reconocer que lo expresado,
aun con toda su tristeza,es la voz de un gran poeta.Rosario

Antonio Urdiales dijo...

Zarela

Querida amiga, gracias por expresar tu opinión y, con respecto a ella, me parece bien que seas de ascendencia judía y que ahora practiques el cristianismo, porque cada uno es libre de ser y creer en aquello que considere oportuno hacerlo.

Con lo que ya no estoy tan de acuerdo, pero no pienso abrir un debate sobre ello, es en lo de que tienes sangre judía porque no hay ningún gen que identifique a la sangre judía, como yo no puedo ni afirmar ni negar que entre mis antepasados no hubiera algún judío, o árabe, porque en España las tres culturas convivieron durante ocho siglos y vaya usted a saber la procedencia de mis antepasados.

No obstante, mi querida amiga, no podemos negar que el sionismo se está pasando en la zona (matanzas de Sabra y Chatila -Líbano- en Septiembre de 1982 y donde se calcula que fueron torturados violados y masacrados casi 4000 civiles entan sólo dos días) y ahora esta otra matanza indiscriminada de población civil (la mayoría mujeres y niños) que puede alcanzar la ciofra de 1500.

Y mal que nos pese, mi querida amiga, aquellos que lo hacen (herederos, para mayor inri, de aquellos otros que padecieron en sus carnes el holocausto nazi) rezan la Torá antes y después de cada ataque (antes para pedirle a Jehová que cuide de ellos y después para darle las gracias por haberse cuidado de ellos).

En definitiva, se puede pertenecer a la cultura judía, cristiana o musulmana, por hablar sólo de las tres grandes religiones monoteístas que existen, pero al igual que cuando los musulmanes radicales asesinan civiles decimos que han sido musulmanes, en esta ocasión quien ha asesinado son los judíos de Israel y no debería pasar nada porque digamos que los autores de la matanza de Gaza han sido los judíos.

No obstante, ya en el poema he corregido un par de palabras que supongo que harán que no te sientas ofendida, con lo que aparte de este amistoso gesto te ruego que aceptes mis disculpas.

Un abrazo enorme.

Antonio

"Yo En Resistencia" dijo...

Hola Antonio! Matar inocentes a cambio de beneficios politicos o economicos jamas sera aceptado por nosotros los que, por medio de nuestras letras declaramos la belleza de la vida humana...(aunque algunas veces nos toque denunciar la ingratitud de las guerras...)Dios bendiga a todos los niños de Israel y Palestina...La tregua esta ya en vigencia...pero y esas sonrisas apagadas como se encienden de nuevo...como reactivamos la alegria de una madre con su hijo en brazos...imposible!!!

UN ABRAZO POETA

Permiso para anexarte a mi blog...

LIBELULA VIVIENTE

Antonio Urdiales dijo...

Rosario

Muchas gracias por tu atenta lectura y tus comentarios (ambos).

Coincido contigo en lo de creer en el ser humano, porque el día que dejemos de hacerlo "apaga y vámonos", y también en la palabra, porque las guerras sólo han generado destrucción, muertos, heridos, dolor, odio...

Un abrazo

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Yo en Resistencia

Cierto amiga, los que creemos en el valor de la palabra, del diálogo, jamás aceptaremos ninguna guerra, pero aún menos la barbarie y el genocidio de todo un pueblo.

Un abrazo y gracias por añadirme a tu blog. Nos leemos.

Antonio

Anónimo dijo...

Yo que soy madre , no puedo ver ni leer estas cosas sin emocionarme. Ojalá y estas palabras que tu escribes llegaran a esos fanáticos y pararan esta guerra absurda donde solo pagan quien no entiende de políticas ni de balas.
Un saludo, anónimo divertido

Antonio Urdiales dijo...

Gracias por esa emoción que me expresas y siento sincera. Encualquier guerra, siempre pierden los mismos:

Los soldados enviados, aunque la mayoríade las veces no sepan ni por qué estan luchando, y gente civil, sobre todo gente civil, aunque ahora ya no los llaman así para no soliviantar a la opinión pública, y los denominan "daños colaterales", "terrible error", etc. etc. etc., que son términos muchos más asequibles que decir que en tres semanas el ejército sionista ha asesinado 1300 personas, 410 de ellos niños y ha producido 5300 heridos, de los cuales 1630 niños.

En fin, que me estás acostumbrando a tus comentarios y al final terminaré siendo yo fan tuyo. jejejeje

Un abrazo.

Antonio

Kafda dijo...

¿Que dónde se pierden esas lágrimas? En la indiferencia del mundo y su ambivalente interés controlado por los medios. Mira cómo a medida que pasa el tiempo la atención de los niños de Gaza se va desvaneciendo... ahora imagínate los de Sudán o del Congo. En cambio Angelina preciosa cambia de ajuar y ya esa vaina vende.

Qué triste el mundo Toñito, pero qué lindo saber que esas lágrimas mojan todavía algunas almas sensibles. No olvidemos a los que sufren. Yo te acompaño.

Antonio Urdiales dijo...

Kafda:

Muchas gracias, mi querida amiga, por acompañarme en este viaje al sentimiento. El ser más al compartirlo no hará que éste sea menor, pero hará más llevadero el camino.

Un abrazo y gracias también por estar siempre.

Un abrazo.

Antonio

María Lasalete Marques dijo...

Antes algo así, mi silencio es palabra... Hermoso realmente.

Antonio Urdiales dijo...

María,

Gracias por el sielncio que le dedicas a mis versos y tus palabras en mi blog. Sé bienvenida.

Un abrazo.

Atnio

Amador Cea dijo...

La palabra está ahogada en la rabia de los padres de los niños palestinos muertos. Quñe digo muertos: asesinados.

http://muerocomovivi.blogspot.com/

L.N.J. dijo...

¿ Resignación ?, que cambie todo esto es una utopía.

Siempre lo ha sido.

Saludos.

Esos malditos bastardos

      Ved que entenderme es muy sencillo, basta con saber que hay veces que las palomas del tiempo me sobrevuelan nosta...