jueves, 5 de febrero de 2009

Cinismo existencial















Porque en la abstracta telogía de las palabras
vivir y morir son verbos tan parejos
que se conjugan siempre al mismo tiempo,
dejaré la soga o el disparo a los cobardes
y el salto mortal desde el puente a los herejes,
enterraré, sin inmutarme apenas,
en el santuario concurrido de la ausencia,
el miedo ancestral a los sepulcros
y me iré suicidando poco a poco hasta mi noche,
sudando a fuego lento el día a día.


Que no es otra cosa la vida
que un suicidio ejecutado por entregas
donde caben unos pocos regocijos
y, como contrapunto, todos los tormentos.


© Antonio Urdiales Camacho ~ ® Octubre 2008

30 comentarios:

Anónimo dijo...

TU poema me ha recordado que mi abuela me decía que la felicidad no existe, solo unos ratos de tranquilidad y sosiego por los que sonreímos.
Un saludo

lys dijo...

Por entregas sí, como los antiguos seriales, por capítulos. Lo peor debe ser cuando se dislumbra el final.

Bella letras.

Te dejo un beso

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Un suicidio a sorbitos, sí señor, excelente forma de versarlo.

Un abrazo,
MArian

"Yo En Resistencia" dijo...

Querido amigo...sin duda el suicidio lo ejecutamos casi dia a dia...porque morimos muchas veces para nacer de nuevo...excelente poema, perfectamente bien expresado.


Mi respeto


LIBELULA
VIVIENTE

Luna dijo...

"Que no es otra cosa la vida
que un suicidio ejecutado por entregas
donde caben unos pocos regocijos
y, como contrapunto, todos los tormentos".

Buena forma de definir la acción de vivir, nnca me lo había planteado así, por eso me gusta leerte, me sabes diferente cada vez.

Un saludo.

Paseo de Letras dijo...

Mi admirado Antonio :
Uno de los poemas con más belleza que he leido...te felicito.
La consecuencia del suicidio cotidiano a pequeñas dosis nos hace expresar la busqueda de la felicidad como un fin, en realidad pienso que es el camino a realizar día a día......
Abrazos maestro

Kafda dijo...

Toñito, qué bueno que cambió el formato para colgar comentarios. Antes no lo podía hacer.

Un saludo nada silencioso de este voz.

Kafda dijo...

A propósito de tu poema, siempre me trastocó el tema ese del suicido como pecado. Tantos cuentos de brujas que le echan a uno de chiquito cuando naces en esta sociedad católica...
Y siempre pensé lo que se plantea aquí, que si vivir y atreverse a ello no es un suicidio paulatino. Es la correspondencia alquímica de la libertad. De otra manera, nos encerraríamos para evitar que nos atropelle un auto, y nos volvemos un hongo.

¡Suerte! ¡A vivir!

Zarela dijo...

Me parecio ver una resignación, un darse por vencido, !no lo puedo creer¡, gracias a Dios vi por ahi debajito entre las líneas escrito, hoy denuncio, denuncio porque no estoy de acuerdo, ese es mi amigo Antonio Urdiales Camacho, ese es mi poeta, hermoso poeta.

Álvaro Ancona dijo...

Antonio:

Yop me sigosuicidando cada día, me termino las horas con prisa, y sólo detiene la muerte sin fin la magia de la palabra.

Un abrazo.

Te hemos extrañado.

Álvaro

Antonio Urdiales dijo...

Anónimo:

La sabiduría de los abuelos siempre es tan respetable...

Gracias por venir.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Lys:

Con los años he aprendido a no temerle a la vida y a disfrutar el día a día como si cada uno de ellos fuera el último y a no temerle a la muerte porque hagas lo que hagas por impedirlo cuando decida llegar llegará. Eso sí, sólo le temo al sufrimiento propio y al ajeno que pueda causar con ello.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Marian.

Gracias por tu agradable y positivo comentario y mi más cordial y sincera enhorabuena por la presentación de tu libro "Comiendo pelos como herejía poética".

Un fuerte abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

"Yo en Resistencia"

Muchas gracias mi querida amiga Yunnys por pasar y detenerte a comentar mi poema.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Luna:

Y es que así es, mi querida amiga, porque cada momento vivido es un paso más que damos hacia el desenlace último.

Me halaga eso de que cada vez que me lees te dejo un sabor distinto.

Muchas gracias por estar y comentarme.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Esperanza "Paseo de letras":

Gracias por esa valoración tan positivaque haces del poema y por tu felicitación por el mismo.

Un abrazo y mi agradecimiento por estar.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Kafda:

Mi querida amiga, me alegro que te haya facilitado la labor de dejar tus comentarios el cambio de formato al que sometido al blog y, además, que siempre hayas pensado lo mismo que dice mi poema.

Muchas gracias por estar siempre.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Zarela:

Gracias mi querida amiga por estar siempre pendiente de mis versos. Y no, no te preocupes, resginación no es una palabra que anide en mi diccionario.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Álvaro Ancona:

Mi querido amigo, muchas gracias por pasarte y comentarme. Sigue apegado a la magia de la palabra, porque si algo tengo claro es que tú eres un mago de ella.

Yo también echo dem enos el foro, pero es que, realmente, dispongo ahora de poco tiempo. Ya llegaré.

Un abrazo.

Antonio

julia del prado morales dijo...

Bello poema que hace meditar: la vida. No se si exactamente es un suicidio, pero respeto tu punto de vista.
Abrazos desde el Perú, Julia

Antonio Urdiales dijo...

Julia:

Bien venida al blog y gracias por adherirte como seguidora. También, cómo no, muchas gracias por estas palabras que le dedicas a mis versos.

Un abrazo.

Antonio

Anónimo dijo...

Curiosamente mi abuela también me decia algo parecido a lo de Anónimo , a lo mejor somos familia y todo. Bromas aparte, debo de ser la única que no está de acuerdo con usted, pero le respeto igualmente. Anoche casualmente le decia a mi marido, que yo necesito pensar que la vida sigue despues de morir, porque sinó me fastidiaría mucho. ¿De qué me quejaría yo, con quién protestaría?.
Para mí la vida es una escalera de peldaños más fáciles de subir si estás rodeado de gente que te quiere.
Un saludo
Anónima divertida

salvadorpliego dijo...

Un verdadero gusto conocer tus letras y estar en este espacio. Te felicito.

Antonio Urdiales dijo...

Anónima divertida:

Todo es siempre mucho más sencillo si estamos rodeados de personas que nos quieren, pero curiosamente, mi querida amiga, sin ánimos de polemizar y generalizando, cuando morimos es cuando solemos estar rodeados de personas que nos quieren, o por lo menos eso suele decir la gente en esas circunstancias, en cambio, cuando hay vida por medio cada cual es cada quien y, por supuesto, sus circunstancias.

Mujer ¿ni después de muerta le va usted a dejar a su marido tranquilo? ¡Pobre hombre! por supuesto en el mejor sentido de la palabra (jajajajaja).

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales dijo...

Salvador Pliego:

Muchas gracias por llegarte hasta aquí y por la felicitación que me dejas en tu comentario.

Sé bien venido.

Un abrazo.

Antonio

Alma Mateos Taborda dijo...

Hoy he realizado un bello paseo por tu blog, lo haré seguido. estoy maravillada. Absolutamente bello todo. Felicitaciones y Felicidades. Un abrazo a la distancia de mi corazón al tuyo.

Luis I. Rodríguez B. dijo...

La vida tiene sentido cuando despertamos del letargo, de todos los tormentos y tragedias y valoramos la armonía de la naturaleza y la brisa que nos induce hacia el horizonte a través de la música... Éxitos.

Antonio Urdiales ~ dijo...

Alma,

Gracias por lavaloración de ese paseo que has tenido a bien de realizar por mis letras y por la valoración que haces de ellas, también por tu felicitación. Siempre serás bien venida. Nos leemos.

Un abrazo.

Antonio

Antonio Urdiales ~ dijo...

Luis I.

Muy certeras tus palabras, querido amigo, gracias por ellas.

Un abrazo.

Antonio

Óscar Distéfano dijo...

Me ha gustado mucho este "Cinismo existencial". Tu poesía reflexiona, conmueve, polemiza, y reafirma nuestra fe en la simbiosis de la razón y el espíritu. También resalto el uso fluido y natural que haces del lenguaje.

Un saludo cordial.
Óscar Distéfano

Esos malditos bastardos

      Ved que entenderme es muy sencillo, basta con saber que hay veces que las palomas del tiempo me sobrevuelan nosta...