domingo, 4 de marzo de 2012

Paseando mi derrota por tu acera










 
Si algún día, mujer,
tras ese tímido pudor de adolescente
que engalana la madurez de tus mejillas,
te hallaras agotada de fingir
que no me has visto arrastrar
por tus aceras mi derrota,
y en un asomo de  serena cordura
decidieras, así, como al descuido,
desterrar el orgullo que me calla
y abrirme las fronteras de tus ojos,
verías que, mientras tú te mientes
la excusa doliente que me evade, yo,
por prevenir la espontaneidad
de abarcar tu cintura con mis brazos,
decido hacer callar mis manos
tras el frío desdén de los bolsillos,
y para evadir las ansias locas de besarte,
sin más testigos que mi fiel silencio,
hago sangrar mis labios con los dientes.
 
© ~ Antonio Urdiales ~ 12 de Noviembre de 2011
 
 
 

21 comentarios:

María Susana dijo...

este poema no puede quedar sin coentarios, mi aplauso!!! y felicitarte. bello y profundo, dulce y con ese dejo de tristeza que me llega.
Cariños!

Noris Capin dijo...

Un texto de triste nostalgia, Antonio. Verdaderamente hermosas sus letras. Un gusto pasar de nuevo por su blog.
Saludos,

Laura Caro dijo...

Te felicito, Antonio. Creo que es un poema magistral. Hay pocos poemas que me gusten tanto como me ha gustado éste.
Me ha impresionado tu forma tan certera y bella de describir esos sentimientos de los que habla tu poema.
Un abrazo lleno de admiración.

midala dijo...

Precioso.Pero...el tren solo pasa una vez por el mismo sitio,es una penitaaaaa que meta las manos en los bolsillos y siga de largo!!!!:):)MIllll besitos,encantada de leerte de nuevo

Felicidad Batista dijo...

Antonio, me ha emociondo tu poema.
Abrazos

EMBRUJO dijo...

hola antonio precioso poema, creo que hay que caminar con la cabeza alta y las manos fuera de los bolsillos quien sabe escribir con sentimiento no debe sentirse asi de derrotao feliz noche saluditosssss

Teyalmendras dijo...

Que intensidad toman las derrotas, pero que pronto se olvidan a ver pasar nuevas promesas.

Abrazos almendrados ;)

Mari Carmen dijo...

Un poema precioso y quizás algo nostálgico. Escribes muy bonito.
Un fuerte abrazo Antonio

Carolina dijo...

Precioso poema, muy emotivo y detallado.

Beatriz dijo...

Hermosa metáfora de lo inalcanzable .
Hermoso poema.
Un saludo

Ángela dijo...

Gran título para un gran poema.
Precioso. Las manos jamás deberían estar en los bolsillos.
Un saludo.

MAR dijo...

Esto es poesía de alto nivel.
Precioso,sin duda.
Besos,casi paisano¡

PiliMªPILAR dijo...

'...Si algún día, cual fuera,
paseo mi derrota,
no sea por tu acera...
Mas si he de pasearla,
mejor nadie lo sepa'.

¡Es que me ha encantado este peregrinaje poético, Antonio!
Un abrazo

MARILENE dijo...

A melancolia não tirou a beleza de seus versos, que revelam segredos do coração. Abraços

MARILENE dijo...

Meu novo amigo
Fiquei muito feliz por ter retribuido a visita e me deixado palavras encantadoras. Já havia estado aqui, me deliciando com seus belos poemas, e sou sua seguidora nas poesias (que amo) e nas fotos (que admiro).

Abraços

María José Rubiera dijo...

Se me viene a la mente un calificativo para tu poema: Bellísimo!
Gracias, poeta, por compartir sentimientos... Saludos desde Asturias.

Pilar dijo...

Bello poema, describes muy bien el sentimiento de soledad y la sensación de que no está en tus manos recuperar lo perdido.De ahí que las guardes en los bolsillos.
Un saludo.

Isabela dijo...

Me has dejado muda.......te felicito ,es maravilloso tan real!
Besos

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”. dijo...

Sin palabras. Llega al corazón. Saludos

Silvia dijo...

Hola, soy Silvia, he conocido su blog a traves de Directory International Blog, me ha gustado mucho su blog así que me hago seguidora suya, y le invito a conocer mi blog y encantada si quiere hacerse seguidora. Besitos, buen fin de semana.

http://silvia-artesaniadelsur.blogspot.com

spbavg1@gmail.com

Carmen Morant Ferrando dijo...

Precioso y triste poema, que como siempre solo nos puede inspirar el amor que llevamos dentro. Un abrazo

Esos malditos bastardos

      Ved que entenderme es muy sencillo, basta con saber que hay veces que las palomas del tiempo me sobrevuelan nosta...